Cómo elegir a un socio de negocio

Si las relaciones humanas son complicadas, en los negocios pueden ser aun mas retadoras. Antes de asociarse con alguien para un negocio es vital preguntarse si necesitas uno en lo absoluto. Si decides que es buena idea, es importante ver que tengan valores, objetivos, tipo de liderazgo y habilidades que se parezcan a los tuyos y/o se complementen. Porque una vez siendo socios, es mucho más difícil deshacer la alianza que crearla. Es por eso que, si te encuentras en un punto donde crees que es momento tener un socio para poder avanzar en tu negocio, es necesario tomar algunas consideraciones en cuenta y analizar la elección que estas tomando.
 
Consideraciones para elegir a un socio:
 
  • Confianza y respeto: Considera el nivel de confianza que le tienes a la persona. ¿Le confiarías a esa persona tu cuenta bancaria personal? La persona con la que te asocies debería ser alguien en quien confíes y cuya opinión respetes y que te respete también como socio, fundador, y empresario. 

  • Valores y objetivos: Aunque sean amigos cercanos, es fundamental que sus objetivos, valores y responsabilidades se alineen. Checa que esto vaya de la mano contigo y en dónde tú estas parado sin asumir que sí.

  • Patrones: Si tienes insights de la vida de la persona por ser cercanos, observa su vida personal, su estabilidad y cómo se relaciona con otros. Esto te dará buena información sobre el carácter de la persona y sobre su capacidad para llevar un negocio.     

  • Periodo de prueba: Si tienes experiencia con alguien en el trabajo o proyecto, ya tienes información sobre cómo reaccionan ante momentos de tensión y si trabajan en equipo. Si no tienes este tipo de experiencia laboral o de negocio con la persona que consideras un futuro socio, puedes realizar un periodo de prueba para observar antes de formalizar la alianza. 

  • Tipo de relación de negocio: Una persona puede ser socio, pero también podría ser colaborador o consultor. Es mejor analizar cuidadosamente el rol que mejor satisface las necesidades del negocio. 

  • Fortalezas: Asegúrate de que las fortalezas de cada uno sean en diferentes áreas. Regularmente las startups crean equipos mínimamente viables para que las habilidades de cada uno se compensen, y que puedan desarrollar y operar la startup de manera integral.
  • Responsabilidades balanceadas: Ambos deben ponerse de acuerdo sobre sus responsabilidades y mantenerlo. Si una persona termina haciendo mas o menos trabajo, la alianza empezará a presentar complicaciones y emociones de resentimiento. 
  • Ganancias: El tema financiero entre socios siempre es complicado. Lo mejor que puedes hacer es establecer desde el inicio cómo se usara el dinero y el capital que se levante, y cómo se distribuirán las ganancias. 
  • Valuación y contratos: Decide la formula para determinar el valor de la compañía en el caso de que algún socio decida irse para evitar desacuerdos. Acuerdos de compra/venta son útiles para discutir posibilidades y cómo se manejarán antes de que se conviertan en una realidad. En alianzas es vital pasar los acuerdos por escrito. 

El socio ideal puede ser alguien que cumple con una o varias de las siguientes posibilidades:
 
  1. Puede ofrecer sus habilidades y experiencia al negocio.

  2. Comparte tus valores, espíritu emprendedor y visión.
  3. No tiene muchas dificultades o carga en su vida personal.
  4. Puede ofrecer recursos y credibilidad a tu negocio.
  5. Es financieramente estable. 
  6. Practica buena ética personal y de negocios.

Si te interesa aprender más y recibir más contenido como este, suscríbete al newsletter. ¡Da el salto al emprendimiento!
 
 

SUBSCRIBE HERE:

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *