Cómo saber cuando es momento de pivotear en una startup

Si eres un emprendedor o estas considerando emprender, hay momentos en que una idea que desarrollaste necesita cambiar de dirección o pivotear. Pivotear significa cambiar la estrategia de tu negocio (o tu negocio completo) cuando no está marchando como debería.
 
El concepto es muy fácil de definir, sí, pero no de aplicarlo, ya que requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Pero una vez logrado, el resultado suele ser beneficioso y la startup resulta mucho más encaminada hacia lo que realmente esperas de tu negocio. En ocasiones las causas de que una startup esté mal perfilada tiene que ver más con factores ajenos que al emprendedor, como, por ejemplo, la volatilidad del mercado.
 
Un estudio realizado por la página de emprendimiento Wilbur Labs reveló que de 150 emprendimientos, 55% tuvieron que pivotear, y 75% de estos tuvo resultados beneficiosos. Según datos del sitio especializado en startups Startpoint, hay tres razones principales por las que la mayoría de los emprendedores pivotea.
 
1. El negocio es un micronicho: Los micronichos en ocasiones resultan problemáticos porque no siempre hay muchos beneficios en dirigirse a grupos pequeños de clientes.
2. Una mala imagen de marca: Ya sea a través de las redes sociales o de la prensa, o de cualquiera que sea el medio que estamos utilizando para promovernos, si la imagen de marca no es buena, difícilmente será atrayente el producto o servicio.
3. Lo que vendemos no interesa al público: En ocasiones, a pesar de que el estudio de mercado inicial sea efectivo, a la hora de empezar a ofrecerlo, no hay interés por parte de los clientes potenciales.
 
Por otro lado, el sitio web Hubspot menciona otras dos razones: la primera es que la competencia está haciendo las cosas de manera más rápida y efectiva que tú; y la segunda, que quizá no estés haciendo lo que te apasiona. Tal vez tu negocio sea muy diferente de lo que tenías pensado en un principio y no tienes la motivación suficiente. HubSpot plantea cinco etapas para pivotear: descubrimiento, desarrollo, validación, planeación y ejecución.
 
De manera que cuando te des cuenta de que alguna de las razones mencionadas (o más de una) es por la cual tu negocio va mal encaminado, valdría la pena que empezaras a considerar pivotear. Y el nuevo proceso no tiene por qué desmotivarte. Muchas empresas, de no haber pivoteado, hoy no nos ofrecerían las maravillas que nos ofrecen, o simplemente no existirían (¿sabías, por ejemplo, que YouTube empezó como un sitio de citas por internet?).
 
Por último, algo que no debes olvidar a la hora de pivotear es hacer estudios de mercados, análisis y métricas tan minuciosos, o más aún, que los que hiciste en la primera startup que concebiste.
 
Si te interesa aprender más y recibir más contenido como este, suscríbete al newsletter. ¡Da el salto al emprendimiento!

SUBSCRIBE HERE:

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *